21 de noviembre de 2009

Efímero.Segunda parte


Tres meses después, Ana tuvo el valor suficiente de encender la notebook de Pablo, revisó las carpetas que contenían fotos minuciosamente ordenadas por fechas, abrió algunos documentos e intentó abrir el correo, probó varias contraseñas, fechas de cumpleaños de él, de ella, aniversarios y se sorprendió al ver que entraba a la cuenta cuando probó con el numero de teléfono del consultorio, le dio una mezcla de risa y ternura que hubiera usado un dato tan previsible, tan fácil de descubrir.

La bandeja de entrada mostraba más de seiscientos e-mails, en su mayoría relacionados con su trabajo. Revisó sus contactos, le temblaban las piernas, se sentía como si estuviera profanando un templo sagrado, nunca había revisado ni su teléfono celular. Si la notebook en vida de él, no tenía razón alguna para sospechar absolutamente nada, eran felices, se llevaban bien, tenían buen sexo.

Entró a la lista de mensajes enviados, la mayoría de los mensajes eran para ella y para Mariana, una colega de ambos, le llamó la atención la infinidad de correos que se enviaban y el lenguaje tan amistoso que se alcanzaba a percibir en el titulo de los mismos, teniendo en cuenta que en el hospital apenas tenían trato, ya que él siempre decía que Mariana le parecía una mujer muy cambiante, de un mal humor conocido por todos, incluida Ana que en varias oportunidades se había sentido atacada y hasta le habían llegado rumores de que Mariana intentaba perjudicarla con el director del hospital.

Abrió un correo al azar y comenzó a leer lo que parecía ser un pedido desesperado de una mujer enamorada a la que habían abandonado. Ana sintió que el corazón se le salía del pecho, le faltaba el aire, su pulso aumentaba a medida que leía cada línea, estaba mareada, trataba de encontrar una explicación lógica a lo que leía, pero no la encontraba, se sentía enloquecer, venían a su memoria imágenes de su pasado con Pablo, como flashes, estaba confundida, aturdida, transpiraba, hasta sentía el sonido de la sangre que golpeaba en su sien al ritmo de su corazón en el silencio de la habitación en penumbras. Comenzó a abrir torpemente correos, de él hacia ella, de ella hacia él, agitada, nerviosa, leía pedazos de texto desordenados, cerró la notebook y se dio cuenta que ya era tarde, que ya había visto suficiente como para que su vida desde ese momento ya no fuera la misma.

Los días que siguieron, fueron una pesadilla, peor que saber que él estaba muerto fue lo que vivió desde que leyó lo que leyó en esos correos, desde que de enteró la relación que tenían Mariana y Pablo, el engaño, las amenazas de ella con contarlo todo si no se iba con ella definitivamente. Se sentía enferma de bronca, de dolor, no podía creer que el tuviera una vida paralela, que ella no se hubiera dado cuenta. Empezó a preguntarse como y cuando habría empezado esa relación. Le llevó casi cinco horas leer todo, revisar uno a uno los correos, entre lagrimas intentaba seguir con la cadena de respuestas de uno y el otro. No había dudas, Pablo y Mariana hacía al menos 6 meses que estaban juntos, ella estaba loca por él y él no parecía corresponderle con tanto fervor. En uno de los últimos correos, Pablo le decía a Mariana que la relación había terminado, que por mas que amenazara con suicidarse (no sin antes contarle a Ana toda la verdad), él ya no quería estar con ella, que las cosas se le habían escapado de las manos. Ella le respondía con mas amenazas ya no de suicidio, le decía claramente que si la dejaba lo iba a matar.

Ana lloró, destrozó contra la pared del cuarto, las pocas pertenencias de Pablo que todavía estaban en la mesa de noche. Tenía que hacer algo, ir a ver a Mariana e increparla, o ir directamente con la policía para que investigara si ella tenía algo que ver con el crimen de su esposo.

Decidió llamar a Damián, amigo de la adolescencia, compañero de facultad y actual jefe, él era alguien en quien podía confiar, era su confidente hacía muchos años, conocía a Pablo, y lo mas importante, también conocía a Mariana, además de ser su jefe, tenían algún tipo de relación fuera de lo laboral, al menos algún que otro encuentro sexual en el pasado habían tenido, algo sobre la personalidad de ella le podría aportar, un detalle, algo que le sirviera para develar si podía llegar a asesinar a una persona.

28 comentarios:

La impuntual... dijo...

Priiiiiiiiii!!! jijiji! bueh! tres cositas!
1- qué buena se pone la historia...
2- las amenazas de que "si me amenazás te mato" me son familiares; decí que Pablo y Ana (aparentemente) no tienen hijos porque sino la amenaza se hubiese expandido a: "te mato a vos, a tus hijos y después me mato yo"; la culpa la tienen "ellos" y no las "locas", sorry pero los locos al loquero!!!
3- q bueno está el sillón de la foto! yo quiero uno! mi cumple es el 26!

Besitos!

Vir dijo...

la historia es espectacular y la contás genial
atrapa y tiene mucho ritmo

sinceramente me encantó!

beso grande

Squazmapoet dijo...

Tengo el pulso acelerado, estoy al borde del asiento, y la historia está aún por concluir. ¡Bravo!

yo, mamuchi dijo...

Desde ya aclaro que esa Mariana no soy yo!!!!!!. Estoy algo loca pero no para tanto jajaja
Sacando las bromas de lado se nota que el bajon ya se te paso. Segui escribiendo que esta muy bueno.
Besos

el_iluso_careta dijo...

me encanta verte escribir en la pc...

la kolorada siniestra dijo...

Impuntual:

1- Gracias, espero que te guste el final.

2- En fin, ya te dije antes, las decisiones que uno toma traen consecuencias, así que el que quiere celeste...

3- ya agendé tu cumple jajajaja

la kolorada siniestra dijo...

Vir:

Gracias, viniendo de alguien que escribe como vos es un gran alago.

la kolorada siniestra dijo...

Squazmapoet:

Jajaj Gracias por esperar, ya falta poco.

la kolorada siniestra dijo...

Mamuchi:

Es verdad, vos no estas TAN loca jajaja
Si, por suerte el bajón se me pasó, ya era hora, no?

la kolorada siniestra dijo...

Iluso:

Me vas a ver seguido haciéndolo, y espero que también te guste lo que escribo jeje, no solamente ver toda esta belleza frente al teclado!!!!

Onirica dijo...

No leo cuentos de blog, me da la sensacion de que son pedorros y por eso no estan en un libro. Sensacion pelotuda, por supuesto. Hay cada porqueria publicada en papel... sino miralo a Bucay o a Cohelo.

En fin... tuve fe y lei las dos partes que posteaste.


GENIAL!!!!! quiero mas!

Raúl dijo...

Qué pedazo de vuelta a blogger Kolo!!!!
Así me gusta, que nos dejes mucho tiempo con las ganas y que vuelvas por la puerta grande.
Hasta lograste hacerme leer algo que no sea lo que tengo que estudiar en estos días.
Espero atento la parte siguiente

la kolorada siniestra dijo...

Onirica:

No es tan fácil poder escribir un libro, y muchos menos publicarlo, podes tener muuuuucho talento (no es mi caso) pero tambien necesitas plata, contactos, una editorial, etc.

Muchas gracias por leerte las dos partes!

la kolorada siniestra dijo...

Raúl:

Mi cuento es mas fácil de leer que tus libros de griego o no?

Gracias por hacerme las correcciones ortográficas!!!!

A do outro lado da xanela dijo...

Ay! espero la tercera pronto!!!!!!

Beso!

la kolorada siniestra dijo...

Xanela:

Tanto tiempo sin verte!!!

Falta poco para el final.

damian dijo...

Mmmm... este damián me parece que no es de fiar. Si anduvo con esa mariana, dime con quién andas...

Ta re bueno, Kolo. Yo no quiero tercera parte, quiero varios capítulos más. Me pa que el tema da, sobre todo con el giro de la última parte.

TelmaVan dijo...

Bien ahí con la energía recuperada, Kolorada!
Espero la continuación de esta historia enquilombada (por la historia en sí, ojo!)...
Me gustó mucho tu cuento!!!
Besos

la kolorada siniestra dijo...

Dami:

Buena apreciación, aunque nunca se sabe...
Ya está la ultima parte, asi que cualquier momento la subo.
Gracias por volver jaja

la kolorada siniestra dijo...

Telma:

Gracias por pasar, y si, estoy con la energía a full!!!

AZUL dijo...

OOOOhhhhh existe Ana? o de algun lado me conoces y sabes mi realidad, mi hoy y mi derrumbe, en que momento la vida pasa a ser una historia como de película......si yo la queria convencional, sin relatividad.....quisiera dejarme a tus palabras y saber entonces cuál será mi destino...porque hoy no encuentro salidas, ni respuestas, simplemente sin vida......

AZUL dijo...

pero para mi desgracia sigue vivo.....la muerta fui yo....

Raúl dijo...

Ups! Llegué tarde!!!

Quedé impresionado con los finos comentarios literarios de alguien que no da la cara (mete anónimo de pura cobardía nomás).

Por suerte me llegan los coments a mi mail y puedo repasarlo tranqui.

Con tu permiso Kolo, le voy a responder a ese Anónimo que critica tu cara sin dar la suya. Luego de pegarle hasta a un dibujo (qué valentía señores, eso es tener huevos!!!), arranca a "criticar" tus escritos y los relaciona con los cuernos que dice que le pusiste a tu marido.

Y para cereza de la torta, se manda con tus hijos y te amenaza.

A ver si soy claro ANONIMO, que la Kolo es siniestra lo sabemos todos los que la leemos desde hace pila, no nos das ninguna noticia.

Respecto a los cuernos que le mete a Ilu, no me queda claro si le tenés ganas a ella, al Ilu, o si sos tan poca cosa que ni siquiera para meter cuernos servís. En todo caso, si tenés un drama personal, solucionalo pero no vengas a hinchar los cataplines en un espacio en el que disfrutamos.

Lo que pusiste sobre los hijos es -sencillamente- incomentable. Ahí demostrás la poca talla que tenés. Solo alguien con muy mala leche se puede cagar en todo lo que encuentra a su paso con el veneno que vos hacés.

Ahora bien, amenazar por este medio... es... es... para cagarse de la risa!!!! De donde saliste???
Ay! qué miedo, alguien anónimo me amenaza en un blog!!! Uuuuhhh!!! temblemos!!! El sátiro blogger está entre nosotros!!! (qué pajería por Dios!!!)

Hacete tratar ANÓNIMO... o mejor aún, comprate un burro y hacete dar (en una de esas es lo que te está faltando)

Vir dijo...

no llegué a leer los anónimos pero por el comentario de raúl ya tengo un panorama bastante claro

que el veneno no te llegue Kolo, vos sos demasiada buena gente como para que te salpique la porquería de otro

beso

Paula (Bera) dijo...

Intenso cuento, me quedé con ganas de saber más!!
Pobre Ana, descubrir un engaño cuando no está tu marido para al menos, revolearle un par de bollos.

Un beso!!!

yo, mamuchi dijo...

Kolo no des bola de los anonimos. Segui disfrutando de todo y se feliz
Besostes

la kolorada siniestra dijo...

Paula, bienvenida a Los aviones y a Quilmes.

Ana si que no tiene suerte, ni descargarse puede. Ya se viene el final.

la kolorada siniestra dijo...

Mamuchi:

Ya pasó, cuanto le puede durar el tiempo libre para venir por aca?

De todas maneras, dejé a Raúl esperando en la puerta por las dudas jajaja